Mayores en Red Gobierno

Juicio Diedrichs – Herrera
Resumen
El 9 de septiembre del 2020 dará inicio un nuevo juicio por delitos de
Lesa Humanidad en Córdoba.
Este juicio está compuesto por dos causas:  Diedrichs: 3 hechos y 7 víctimas
 Herrera: 26 hechos y 36 víctimas.
El periodo que se abarca es desde el 26 de marzo hasta septiembre
de 1976.
El tribunal es presidido por la Dra. Carolina Prado e integrado por los
Dres. Julián Falcucci y Jaime Díaz Gavier. El fiscal es Maximiliano
Hairabedian
Todos los imputados son asistidos por la Defensoría Pública Oficial,
Dres. Rodrigo Altamira, Natalia Bazán, Juan Carlo Belagardi,
Evangelina Pérez Mercau; el imputado Meira Carlos Horacio se
defiende personalmente.
Está previsto que las audiencias sean una vez por semana los días
miércoles.
Imputados
1. ACOSTA Jorge Exequiel: Bouwer
2. BARREIRO Ernesto Guillermo: domiciliaria
3. DIAZ Carlos Alberto: domiciliaria
4. DIEDRICHS Luis Gustavo: domiciliaria
5. FLORES Calixto Luis: domiciliaria
6. GÓMEZ Miguel Ángel: Bouwer
7. GÓMEZ OLIVERA Sebastián Enrique: libertad
8. GRANDINETTI Arturo Emilio: libertad
9. HERRERA José Hugo: domiciliaria
10. JABOUR Yamil: domiciliaria
11. LARDONE Ricardo Alberto Ramón: domiciliaria
12. LÓPEZ Arnoldo José: Bouwer
13. LUCERO Alberto Luis: domiciliaria
14. MEIRA Carlos Horacio: libertad
15. MOLINA Juan Eduardo Ramón: domiciliaria
16. MORARD Emilio: domiciliaria
17. ROCHA Fernando Martín: domiciliaria
18. VERGEZ Héctor Pedro: U34 Campo de Mayo
19. YANICELLI Carlos Alfredo: domiciliaria
ANTON Herminio: fue apartado por problemas de salud
(domiciliaria)
A continuación compartimos relatos de vida de las 34 víctimas que
fueron asesinadas o aún continúan desaparecidas.
Relatos extraídos del Memorial Virtual. http://www.apm.gov.ar/presentes/
Ernesto Martín Mora
Ernesto nació el 30 de noviembre de 1949 en Córdoba. Casado y padre de
tres hijos, vivía en barrio 1º de Mayo. Le gustaba jugar al fútbol y era
operario de Fiat Materfer. Militaba en el gremio de Sitram como su tesorero
hasta que fue cesanteado en 1971. Fue asesinado el 27 de marzo de 1976 en
su domicilio frente a toda su familia. Su cuerpo fue entregado a su familia, y
luego sepultado en el Cementerio San Vicente. Desde hace unos años
descansa en el Cementerio Parque La Paz en Toledo. Tenía 26 años.
José Oscar Akselrad
José nació el 27 de junio de 1955 en la ciudad de Córdoba. Trabajaba
como docente en la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano y
estudiaba agronomía en la Universidad Nacional de Córdoba en donde
se desempeñaba como ayudante-alumno en una de las cátedras de esa
carrera. Le gustaba tocar el piano, el acordeón y la taquigrafía. Militaba
en Línea de Acción Sionista Socialista (LASS). Fue secuestrado la noche
del 26 de marzo de 1976 de su casa en barrio Alberdi, en presencia de su
familia. Permaneció cautivo en San José de la Quintana y en los Centros
Clandestinos de Detención Tortura y Exterminio «Campo de la Ribera» y
«La Perla». Tenía 21 años. Aún continúa desaparecido.
Alfredo Gustavo D’Angelo
Alfredo nació el 4 de agosto de 1953 en Córdoba. En el año 1970 se mudó
con sus padres a Río Ceballos. Su mamá decía que «fue muy dócil de niño y
que aceptaba lo que se le pedía sin cuestionar nada. Cuando fue creciendo,
comenzó a evidenciar una personalidad muy curiosa, le gustaba investigar
todo. Su tío Carlos lo llamaba «el inventor» porque desarmaba los juguetes e
intentaba hacer cosas nuevas con los restos. Una vez desarmó un tren
eléctrico para hacer un encendedor que, por supuesto, hizo explotar la
instalación eléctrica de la casa al enchufarlo, y cuando le preguntaron qué
estaba haciendo dijo: «nada». Le gustaba la electrónica y escuchaba mucha
música, en la que se notaba que sus gustos iban cambiando con el tiempo,
pasando por Los Beatles, Rolling Stones, Mama’s and the Papa’s, Sui Generis,
Santana, Mercedes Sosa, los Zupay. Cursó sus estudios primarios en la
Escuela Mariano Moreno, en Barrio Alberdi, viajaba todos los días a la ciudad
de Córdoba para asistir a clase. En el Colegio Nacional de Monserrat cursó
sus estudios secundarios. En el año 1974 ingresó a la carrera de Arquitectura
en la Universidad Nacional de Córdoba (U.N.C.), al mismo tiempo que
estudiaba trabajaba con su hermano en un quiosco y en el horario de la
noche como no docente en la Universidad Tecnológica Nacional. Al poco
tiempo, se mudó nuevamente a Córdoba Capital. Su hermana Nina, en el
libro «Arquitectos que no fueron» recuerda: «Era muy sensible con respecto a
los que necesitaban ayuda, trabajó desinteresadamente en villas de
emergencia, enseñando la importancia de la educación y el trabajo
comunitario, muchas veces olvidándose de sus propias necesidades, ya que
su salud no era de hierro y tenía que lidiar con sus alergias, la acidez propia
de la gastritis que tenía, sus problemas de columna, pies planos, miopía. Él
quería un mundo mejor para las generaciones futuras, supongo que su
granito de arena sirvió, aunque algunos crean que fue inútil. Para nosotros, el
tiempo no pasa; lo extrañamos y en nuestros corazones dejó mucho». «El
Faquir», como le decían sus amigos, fue secuestrado la tarde del 26 de marzo
de 1976 de su casa en barrio Alberdi por personal del ejército en presencia
de su madre y su hermana. En el año 2008, la Facultad de Arquitectura de la
UNC, colocó una placa conmemorativa en el edificio de la avenida Vélez
Sarsfield y junto con una comisión de familiares y compañeros publicó el
libro «Arquitectos que no fueron», en homenaje a los desaparecidos y
desaparecidas de esa facultad. En el Parque de la Memoria de Río Ceballos,
un árbol con su nombre celebra la vida de Alfredo. Tenía 22 años. Aún
continúa desaparecido.
Juan Carlos González
Juan Carlos nació el 19 de diciembre de 1943 en la ciudad de Salta. Se
mudó a Córdoba para estudiar abogacía, donde egresó en la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba
(UNC). Trabajó un tiempo como maestro rural en su provincia. Luego
ingresó como empleado a Tribunales en agosto de 1971, donde se
desempeñaba en el Juzgado Civil y Comercial de 8ª Nominación donde
tenía militancia gremial en la Asociación Gremial de Empleados del
Poder Judicial (AGEPJ). También militaba en Vanguardia Comunista (VC).
Aquellos fueron años de intensa movilización para los judiciales. En el
libro realizado por la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial
(AGEPJ). «Pasos que no se pierden», un compañero cuenta: «Yo
estudiaba con un grupo de abogacía en una casa de salteños. Uno de
ellos era Juan Carlos, con el que nos hicimos amigos. Lo recomendé para
que entre como Ad Honorem. Él no fue delegado formalmente, pero si
representante o referente de su juzgado, aquellos con los que el Cuerpo
de Delegados construía los mandatos. Era un militante, se la jugaba».
Otro compañero recuerda: «cuando se produjo la huelga en Villa
Constitución, asistieron a expresar su solidaridad y la de los trabajadores
judiciales desde la participación en la Mesa de Gremios en Lucha». Fue
secuestrado la noche del 26 de marzo de 1976, desde su domicilio en
barrio Alberdi. A partir del año 1975, en el Poder Judicial de Córdoba se
aplicó la Ley de Prescindibilidad, hubo 250 cesanteados, desaparecidos,
detenidos y persecución a delegados y activistas. Juan Carlos fue
cesanteado por no presentarse a trabajar desde el día de su secuestro.
En el año 2018, en Tribunales se realizó un acto de desagravio a cinco
empleados judiciales desaparecidos. En dicho homenaje se entregó una
copia de los legajos reparados a familiares de los desaparecidos, al
gremio de Judiciales Córdoba y al Archivo Provincial de la Memoria. El
gremio calificó al acto de desagravio a los trabajadores desaparecidos
como “un hecho inédito de trascendencia nacional que sienta un
importante antecedente en la larga lucha por los derechos humanos en
nuestro país” Mediante la acordada N° 940 serie “A” del 23/10/18, El
Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba ordenó “reparar
simbólicamente” los legajos de los ex empleados de tribunales que
fueron desaparecidos durante la última dictadura militar de 1976-1983.
La acordada tiene lugar a pedido del gremio de los judiciales de Córdoba
(AGEPJ) que desde hace algunos años viene realizando un trabajo de
recuperación de la memoria junto al Archivo Provincial de la Memoria de
Córdoba y los familiares de los desaparecidos. El acuerdo reconoce que
en la República Argentina existió desde el 6 de noviembre de 1974 (inicio
del estado de sitio) hasta el 10 de diciembre de 1983 un plan sistemático
de desaparición forzada de opositores políticos, entre cuyas víctimas
también estuvieron las trabajadoras y trabajadores judiciales Silvia
Raquel Bertolino, Carmen Graciela Rivero, Juan Carlos González Velarde,
Alberto Marcelo Oro y Aníbal Testa. Consecuentemente ordena inscribir
dicho dato en sus respectivos legajos laborales.
Juan Carlos tenía 33 años y aún continúa desaparecido.
Wenceslao Vera
Wenceslao nació el 12 de septiembre de 1948 en Cruz del Eje, Córdoba.
Era miembro de una familia numerosa y tenía 9 hermanos, varios de
ellos perseguidos por razones políticas. Trabajaba en Obras Sanitarias de
la Nación, y allí comenzó a desarrollar militancia sindical y fue elegido
Secretario General en el Sindicato Obras Sanitarias de la Nación y
militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). «Lubi»,
como lo llamaron sus compañeros, fue secuestrado el 28 de marzo de
1976, en Avenida Japón y Juan B. Justo de barrio Remedios de Escalada,
mientras jugaba un partido de fútbol en presencia de su hermano, por
personal del Comando Radioeléctrico de la Policía de Córdoba y del
Ejército. Días posteriores a su secuestro, también fue secuestrada su
hermana Edith junto a Pablo Rodríguez, su esposo. Permaneció cautivo
en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio La Perla. Sus
restos fueron restituidos a la familia en febrero de 2015, a partir del
trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense en el Cementerio
San Vicente. Sus restos hoy descansan en el Memorial ubicado en el
Cementerio. El día 6 de agosto de 2010 en Cruz del Eje se realizó un
homenaje a los compañeros secuestrados, asesinados y desaparecidos
de dicha localidad, colocando una placa recordatoria con sus nombres,
entre ellos, el de Lubi. Tenía 27 años.
Adrián José Ferreyra
Adrián nació el 17 de diciembre de 1953 en Chilecito, La Rioja. Estaba casado
y por ser padre de un niño. Cursó parte del secundario en el Instituto Pío XII
de La Rioja y lo concluyó en el colegio «Santo Tomás» de Córdoba, egresando
en 1972 con los títulos de bachiller y perito mercantil. Al año posterior
ingresó a la carrera de Psicología en la Universidad Nacional de Córdoba
(U.N.C.). Militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) e
integró la Comisión de Familiares de presos políticos en Córdoba. Fue
secuestrado el 29 de marzo de 1976 en Media Naranja, Cruz del Eje, Córdoba
junto a su compañera cuando caminaban por la vía pública. Permaneció
cautivo en la Comisaría 4ta. de Cruz del Eje donde le informaron a su familia
que había sido trasladado a La Calera. El día 31 de marzo de ese mismo año
habría sido trasladado a Córdoba. Días después de su secuestro nació su hijo.
Tenía 22 años. Aún continúa desaparecido.
Francisco Isidoro Zamora
Francisco nació el 9 de mayo de 1943 en la ciudad de Córdoba. Casado y
padre de cuatro hijos, trabajaba como herrero y militaba en el Partido
Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo. Fue
secuestrado la madrugada del 6 de abril de 1976 de su casa, en presencia de
su familia. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención
Tortura y Exterminio «La Perla». Tenía 32 años. Aún continúa desaparecido.
Luis Rodolfo Ojeda
Luis nació el 1 de junio de 1946 en Concepción, provincia de Tucumán. De
estado civil separado, en pareja y padre de una niña, trabajaba en la
Cervecería Río Segundo. «Ojeda Sierra», como le decían sus compañeros, fue
secuestrado la madrugada del 7 de abril de 1976 de su domicilio en barrio
San Martín de la ciudad de Córdoba junto a su pareja a quien posteriormente
liberaron. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención,
Tortura y Exterminio «La Perla». Tenía 29 años. Aún continúa desaparecido.
Ángel Gustavo Jaeggi
Ángel nació el 4 de mayo de 1951 en la ciudad de Córdoba. Casado y padre
de dos hijos, trabajaba como administrativo en el Banco de la Provincia de
Córdoba y militaba en la Unión Cívica Radical, como secretario de la
seccional 11. Fue secuestrado la madrugada del 23 de abril de 1976 de su
casa en Bº San Rafael, en presencia de su esposa. Permaneció cautivo en el
Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La Perla». Tenía 25
años. Aún continúa desaparecido.
Edelmiro Cruz Bustos
Edelmiro nació el 16 de agosto de 1950 en la ciudad de Córdoba. Casado y
padre de dos hijos, estaba esperando al tercero. Trabajaba en la Cámara de
Diputados y militaba en la Unión Cívica Radical, donde era presidente de la
Seccional 11. Fue secuestrado la madrugada del 23 de abril de 1976 de su
casa en barrio Alto Alberdi, en presencia de su esposa y su madre.
Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y
Exterminio «La Perla». Tenía 25 años. Aún continúa desaparecido.
Horacio Mario González
Horacio nació el 26 de abril de 1949 en Azul, provincia de Buenos Aires.
Estaba casado y fue padre de un niño. Trabajaba como gráfico linotipista en
la empresa de su familia. «Chochan», como le decían, militaba en
Montoneros. Fue secuestrado la madrugada del 27 de abril de 1976, de su
casa en barrio Nueva Córdoba, en presencia de su esposa y su bebé.
Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención, Tortura y
Exterminio «La Perla». Tenía 27 años. Aún continúa desaparecido.

Hugo Eduardo Donemberg
Hugo nació el 21 de julio de 1954 en la ciudad de Córdoba. Estaba casado y
esperaba un hijo. Estudiaba psicología en la Universidad Nacional de Córdoba
(UNC), trabajaba como obrero en la Cervecería Córdoba y militaba en el
Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército revolucionario del
Pueblo (PRT-ERP). «Pedro», como lo llamaron sus compañeros de militancia,
fue secuestrado la madrugada del 29 de abril de 1976 de su casa en barrio
Alberdi en presencia de su mujer, el portero del edificio y un vecino.
Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y
Exterminio «La Perla» y, presumiblemente, en la Unidad Penitenciaria 1
(UP1). Tenía 21 años. Aún continúa desaparecido.
Gustavo Daniel Torres
Gustavo nació el 11 de febrero de 1960 en la ciudad de Córdoba. Estaba
estudiando en el Colegio Manuel Belgrano donde comenzó los primeros
pasos en su participación estudiantil en la Unión de Estudiantes Secundarios
(U.E.S.) y también militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). En el año 2002 con un fallo
judicial se probó legalmente la responsabilidad de delación de Tránsito
Rigatuso, interventor del colegio entre el ’74 y el ’76, al confeccionar listas de
adolescentes que habían estudiado en el Manuel Belgrano, entregándolas
luego al máximo jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, Luciano Benjamín
Menéndez. En la trayectoria de recuperación de la memoria colectiva se han
realizado múltiples actividades de investigación, de homenajes, etc. Aquí
queremos compartir también la realización del documental: Belgranenses
que «propone no solo un homenaje a los que formaron parte de la historia,
también intenta construir, desde lo colectivo, el eslabón perdido de una
generación a la que quisieron desaparecer. «Belgranenses» convoca retomar
la memoria y ponerla en diálogo con las nuevas generaciones». Gustavo fue
secuestrado la madrugada del 11 de mayo de 1976 desde su casa junto a un
amigo, en presencia de su familia, en barrio Alta Córdoba. Permaneció
cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La
Perla». Tenía 16 años. Aún continúa desaparecido.
José Alberto García
José nació el 01 de marzo de 1953 en la Ciudad de Córdoba. Estaba casado y
trabajaba en el Ferrocarril General Mitre. Estudiaba en la Escuela de Ciencias
de la Información y Filosofía en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).
«Beto» , como le decían sus compañeros, militaba en el Ejército
Revolucionario del Pueblo – Partido Revolucionario de los Trabajadores (ERP- PRT). Fue secuestrado el 11 de mayo de 1976 desde su domicilio en barrio
Alta Córdoba de la capital cordobesa y permaneció cautivo en el Centro
Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La Perla». Los responsables
de su secuestro y desaparición fueron condenados el 25 de agosto de 2016
en la sentencia de la Megacausa «La Perla-La Ribera-D2». Tenía 23 años. Aún
continúa desaparecido.

Yolanda Mabel Dámora
Yolanda nació el 1 de agosto de 1955 en San Martín, provincia de Mendoza.
Vivía en B° Alta Córdoba. Cursó el secundario en las Mercedarias hasta 3er
año y luego en la Escuela Normal Alejandro Carbó, de la que egresó en 1972
con el título de bachiller. Ingresó a la escuela de Ciencias de la Información
en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) en 1973, figurando, hasta el 9
de marzo de 1976 en los listados de esa carrera. También era trabajadora
independiente vendiendo cosméticos. «Paula», como le decían sus
compañeros, militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT – ERP). Fue secuestrada la madrugada
del 11 de mayo de 1976 junto a su cuñado José Alberto García por personal
del ejército perteneciente al área 311 en presencia de su familia. Tenía 21
años. Aún continúa desaparecida.
Omar Alejandro Olachea
Omar nació el 14 de octubre de 1949, en Santa Rosa, provincia de La Pampa.
Estudió en la Escuela Hogar Nº 14 y en el Colegio Comercial donde cursó
hasta tercer año. Se inició como «canillita» y luego trabajó en el diario La
Arena, en el diario de Pehuajó, La Opinión de Trenque Lauquen y en el diario
La Capital, donde aprendió el oficio de fotógrafo. Luego se trasladó a
Córdoba, donde trabajó como reportero gráfico en el diario La Voz del
Interior. Estaba en pareja. El «Vasco», como le decían sus amigos y
compañeros, fue secuestrado el 19 de mayo de 1976 en la casa de una
amiga, junto a su novia, quien fue posteriormente liberada. Permaneció
cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La
Perla». Tenía 27 años. Aún continúa desaparecido. Bruno Carlos Castagna
Bruno nació el 16 de octubre de 1947 en la ciudad de Cosquín, Provincia de
Córdoba. Estaba casado con Viviana Beatriz Real Meiners, quien estaba
embarazada de un mes y medio y con quien fue padre de un niño. Trabajaba
como instalador gasista. «El Pelado», como lo nombraban sus compañeros,
militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (P.R.T.). Fue
secuestrado la madrugada del 26 de mayo de 1976 desde una pensión en
Unquillo, junto a su esposa en presencia de su hijo. Permaneció cautivo en el
Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La Perla». El 13 de
diciembre de 2008 en Cosquin se colocó una placa recordatoria a los
desaparecidos asesinados por la dictadura cívico-militar de dicha localidad,
entre ellos a Bruno. Tenía 26 años. La pareja aún continúa desaparecida. Su
hija o hijo que debió nacer en enero de 1977 en cautiverio aún no conoce su
verdadera identidad.
Viviana Beatriz Real
Viviana nació el 21 de enero de 1950 en La Falda, provincia de Córdoba.
Casada con Bruno Carlos Castagna, era madre de un niño y estaba
embarazada de un mes y medio. Egresó del secundario con el título de
maestra e ingresó a la Licenciatura en Pintura en 1968 y luego en Grabado en
la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Concluyó sus estudios a fines de
1973 y en 1974 recibió el Premio Universidad, Medalla de Oro y Diploma. En
1968 ingresó también a la carrera de Abogacía en la misma universidad,
cursando el primer año. «Sofi», como le decían sus compañeros, militaba en
el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del
Pueblo (PRT-ERP). Fue secuestrada junto con su pareja la madrugada del 26
de mayo de 1976 desde una pensión en Unquillo, provincia de Córdoba.
Permaneció cautiva en el Centro Clandestino de Detención Tortura y
Exterminio «La Perla». Tenía 26 años. La pareja continúa desaparecida. Su
hija/o que debió nacer en enero de 1977 en cautiverio aún no conoce su
verdadera identidad.
Eduardo José Bicocca
Eduardo nació el 20 de abril de 1952, en Unquillo, provincia de Córdoba.
Cursó sus estudios secundarios en el colegio Hugo Wast de Unquillo.
Trabajaba en el Frigorífico Mediterráneo, donde tenía militancia gremial. Fue
secuestrado la madrugada del 26 de mayo de 1976, en su casa de la localidad
de Unquillo. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención
Tortura y Exterminio «La Perla». Los responsables de su secuestro y
desaparición fueron juzgados el 25 de agosto de 2016 en la sentencia de la
Megacausa «La Perla-La Ribera-D2». Tenía 24 años. Aún continúa
desaparecido.
Graciela Haydee Torres
Graciela nació el 6 de agosto de 1953 en Comechingones, provincia de
Córdoba. Cursó el secundario en el colegio Hortus Conclusus de Córdoba, del
que egresó en 1969 con el título de maestra normal. Ingresó a la carrera de
Letras en 1971, Facultad de Filosofía y Humanidades, y su ficha registra haber
abandonado Medicina. También se inscribió en Lenguas en 1974, todas en la
Universidad Nacional de Córdoba. Trabajaba en el Ferrocarril Central
Córdoba y militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército
Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). «Gachi», como le decían sus
compañeros, fue secuestrada el 29 de junio de 1976, de su casa en barrio
Observatorio y la asesinaron días después en cercanías de la localidad de
Tanti. Su cuerpo fue inhumado en la fosa común del Cementerio de San
Vicente y fue recuperado por sus familiares en abril del 2005. Tenía 22 años.
Zulema Edith Bendersky
Zulema nació el 30 de diciembre de 1952 en Basavilbaso, provincia de Entre
Ríos. Era la segunda de tres hermanos: Mario, Zulema y Gabriel. Por el
trabajo de su padre, la familia vivió en muchas ciudades: Basavilbaso,
Nogoyá, Paraná y Córdoba. Cursó sus estudios primarios en Basavilvaso,
donde fue abanderada. El secundario lo cursó en el Colegio Nacional «Doctor
A. Sagarua» en Nogoyá, en donde también fue abanderada y egresó con el
título de maestra normal en 1969. Este mismo año su papá falleció. En 1970
se mudó con toda su familia a vivir a Córdoba para estudiar. Se inscribió en
Ciencias de la Educación y también en el traductorado de inglés en la Escuela
de Lenguas, ambas carreras de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).
Como no quería atrasarse en Ciencias de la Educación, abandonó el
traductorado de inglés. Adelantó materias en Ciencias de la Educación,
donde egresó. Además era maestra de italiano y desde muy chica le gustaba
tocar el piano, también se recibió de profesora de piano. Su hermano Gabriel
la recuerda: «era muy decidida, comprometida, ella iba marcando mi
rumbo…» Comenzó a participar en política en las Ligas Socialistas Sionistas.
Luego de la guerra de Yom Kipur viajó como voluntaria a Israel. A Su vuelta,
comenzó a militar en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército
Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). Se enamoró de Carlos Eduardo Álvarez, compañero en la carrera de Ciencias de la Educación, con quien formó
pareja. Fue secuestrada el 11 de junio de 1976. El mismo día del secuestro de
Zulema fue secuestrado Carlos. Su mamá Ana y toda su familia no dejó de
buscarla desde el día de su secuestro, presentó habeas corpus, comenzó a
participar en las rondas de los jueves en la plaza San Martín, impulsó
actividades con Familiares de desaparecidos por razones políticas de
Córdoba. Tenía 22 años. Aún continúa desaparecida.
Néstor Albino Acosta
Néstor nació el 30 de noviembre de 1955 en la ciudad de Córdoba. Hizo su
primaria en la escuela Monseñor de Andrea y el secundario en el lnstituto
Superior de Comercio Arturo Capdevilla. Estudiaba Arquitectura en la
Universidad Nacional de Córdoba y trabajaba en el Ferrocarril Bartolomé
Mitre, donde tenía participación gremial. También Militaba en el Partido
Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT- ERP). «Langosta», como lo llamaban sus compañeros de secundario, fue
secuestrado la madrugada del 16 de junio de 1976 de su casa, en barrio
Talleres Sur. Tenía 20 años. Aún continúa desaparecido.
Olga Yolanda Mamani
Olga nació el 17 de septiembre de 1951 en la ciudad General Güemes. Cursó
la primaria en esa ciudad y posteriormente en el Instituto Mariano Fragueiro,
en Embalse. En la escuela de manualidades hacía telares, y cuentan que su
pasión era bailar folklore. Estaba casada y estudiaba en la Facultad de
Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba y trabajaba como
maestra. Además, militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores –
Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP). «Carmen», como le decían sus
compañeros, fue secuestrada junto a su compañero Luis Eduardo Torres en
su vivienda la madrugada del día 30 de Junio de 1976 por personal del
Ejército. El 5 de julio, Olga, Luis y Manuel Campos fueron asesinados en un
simulacro de enfrentamiento. Tenía 24 años. Su cuerpo fue recuperado por
su familia.
Luis Eduardo Torres
Luis nació el 8 de agosto de 1953 en la ciudad de Córdoba. Estaba en pareja
con Olga Yolanda Mamani. Estudiaba agronomía en la Universidad Nacional
de Córdoba y trabajaba en el Ferrocarril Belgrano. Militaba en el «El Obrero».
«Tito», como le decían sus compañeros, fue secuestrado el 30 de junio de
1976, en barrio General Bustos y fue asesinado junto a su esposa el 5 de julio
de 1976, en cercanías de la Ciudad Universitaria. Tenía 24 años. Su cuerpo
fue entregado a su familia.

Manuel José Campos
Manuel nació el 17 de marzo de 1941 en Amberes, Monteros, Tucumán.
Estaba casado, trabajaba como mecánico y militaba en el Partido
Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT- ERP). Fue secuestrado el 30 de junio de 1976, la misma noche que Olga
Mamani y Luis Torres, en barrio San Fernando, Córdoba. El 5 de julio los tres
fueron asesinados en un simulacro de enfrentamiento. Su cuerpo fue
recuperado por su familia.
Aldo Oscar Ojeda
Aldo nació el 25 de marzo de 1952 en Villa María, provincia de Córdoba. Era
soltero y trabajaba como empleado en el Ferrocarril Mitre. El «Negro» fue
secuestrado el 30 de junio de 1976 de su domicilio en 17 de Julio 4038, barrio
Ferroviario Mitre de Córdoba, Capital. Tenía 24 años. Aún continúa
desaparecido.
Ramón Antonio Ramírez
Ramón nació el 23 de febrero de 1953 en Frías, provincia de Santiago del
Estero. Cursó el secundario en la escuela Normal República del Ecuador de su
ciudad natal. En el libro Arquitectos que no fueron una amiga y su hermana
nos cuentan que era «Entusiasta, solidario y con actitud siempre positiva
hacia la vida, trabajó desde muy joven en proyectos comunitarios tales como
la reparación de mobiliario de escuelitas rurales, fumigado, pintura». Amaba
la música y la plástica. Se destacaba por su talento natural para el dibujo y la
pintura, y también era aficionado a la fotografía y al teatro. Al concluir la
secundaria, eligió estudiar la Carrera de Ingeniería Civil, por lo que se
trasladó a la ciudad de Córdoba y se inscribió en la Universidad Nacional;
pero dejó en suspenso esta carrera para cumplir con el servicio militar en el
Distrito Santiago del Estero». Al regresar comenzó la carrera de arquitectura
en la Universidad Nacional de Córdoba (U.C.C) y a trabajar como empleado
taller electromecánico «Endele». «Federico», como le decían sus compañeros,
participaba políticamente en Montoneros. Fue secuestrado el mediodía del
24 de agosto de 1976 en la vía pública, en inmediaciones a su domicilio,
situado en Barrio Talleres de la Córdoba Capital. En las horas anteriores
personal de las fuerzas militares y/o de seguridad allanó la pensión donde
vivía Ramón y al presentarse su hermana, fue secuestrada, interrogada y
posteriormente liberada 15 horas más tardes a la vera del Camino a la Calera.
Ramón permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y
Exterminio «La Perla». Tenía 23 años. Aún continúa desaparecido.
Carlos Ángel Salles
Carlos nació el 12 de mayo de 1951 en San Antonio de la Paz, provincia de
Catamarca. Cursó la primaria en la Escuela Nº 16 de la localidad de San
Antonio de La Paz, e ingresó luego para su formación secundaria en el
Colegio La Salle de la ciudad de Córdoba. Al comenzar los estudios
superiores, se planteó primero la carrera de Ingeniería Civil en la Universidad
Nacional de Córdoba (U.N.C.). Pero luego realizó la carrera de Arquitectura
en la U.N.C. Su hermana Eddy cuenta en el libro Arquitectos que no fueron
que «Le gustaba tocar la guitarra, cosa que hacía de oído, para lo cual
siempre solía pedírsela a nuestro abuelo paterno, que también tocaba ese
instrumento. Creyente, de profunda fe religiosa y, como buen
catamarqueño, ferviente devoto de la Virgen del Valle. Para nada silencioso y
muy activo, por lo que su presencia en el ámbito familiar era alegre y festiva:
entrando y saliendo permanentemente, como quien no quiere perderse de
vivir nada de lo que sucede tanto en su entorno íntimo como fuera de él, por
lo que su ausencia fue muy dura e imposible de asumir. Entre sus virtudes, se
destacaban la franqueza y lealtad. Era un muchacho sin envidia y
fundamentalmente «sin pelos en la lengua» para las cosas que le
importaban.» Fue secuestrado la madrugada del 31 de agosto de 1976 en el
barrio Alta Córdoba de esa ciudad junto a su hermana y un amigo, quienes
fueron posteriormente liberados. Tenía 25 años. Aún continúa desaparecido.
Amado Vicente Aostri Philippon
Amado nació el 7 de diciembre de 1948 en Resistencia, provincia de Chaco.
Cursó algunos años de sus estudios secundarios en San Luis. Desde 4to año
comenzó a estudiar en un colegio público de la ciudad de Cruz del Eje,
provincia de Córdoba. En 1972 se casó y fue padre de dos hijas: Pabla Dora y
María Cecilia. Con su familia se mudó para vivir en Cosquín, en una casa que
era propiedad de su padre, viviendo alternativamente en Santa Fe, donde
cursaba sus estudios universitarios de la carrera de Abogacía en la
Universidad Nacional de Litoral. Ya recibido comenzó a trabajar en el estudio
de abogados de su familia. Amado quería especializarse en defensas penales.
En su corta trayectoria, alcanzó a tener dos audiencias orales como defensor.
«Chacho», como le decían sus compañeros, fue secuestrado la tarde del 10
de septiembre de 1976, por personal de la Policía de Córdoba, en su estudio
ubicado en la calle Arturo M. Bas 321, en presencia de su padre. Tenía 28
años. Aún continúa desaparecido.
Claudio Luis Román
Claudio nació el 4 de abril de 1960 en la ciudad de Córdoba. Estaba cursando
el 4to año en la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano, era
delegado de curso y militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (U.E.S.).
En el año 2002 con un fallo judicial se probó legalmente la responsabilidad de
delación de Tránsito Rigatuso, interventor del colegio entre el ’74 y el ’76, al
confeccionar listas de adolescentes que habían estudiado en el Manuel
Belgrano, entregándolas luego al máximo jefe del Tercer Cuerpo de Ejército,
Luciano Benjamín Menéndez. En la trayectoria de recuperación de la
memoria colectiva se han realizado múltiples actividades de investigación, de
homenajes, etc. Aquí queremos compartir también la realización del
documental: Belgranenses que «propone no solo un homenaje a los que
formaron parte de la historia, también intenta construir, desde lo colectivo,
el eslabón perdido de una generación a la que quisieron desaparecer.
«Belgranenses» convoca retomar la memoria y ponerla en diálogo con las
nuevas generaciones». En este sentido, también se han realizado homenajes
en el edificio de la Institución que han afirmado el compromiso de la
institución con la Democracia y los Derechos Humanos. Fue secuestrado la
madrugada del 27 de julio de 1976 de su domicilio en Paysandú, barrio
Residencial América, en presencia de su padre y sus hermanos. Permaneció
cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La
Perla» desde donde fue sacado para ser asesinado el 10 de agosto de ese
mismo año junto a Daniel Héctor Arturo Rodríguez, tras la simulación de un
enfrentamiento en las inmediaciones de Camino San Carlos y Circunvalación.
Tenía 16 años. Sus restos fueron recuperados por su familia y fueron
sepultados en el cementerio San Jerónimo, Córdoba.
Miguel Ángel Ernesto Arrias
Miguel Ángel nació el 7 de febrero de 1957, en la ciudad de Córdoba. Junto a
sus padres y sus dos hermanos, vivió su infancia y adolescencia en barrio
Balcarce. Cursó sus estudios secundarios en el Instituto Parroquial «Nuestra
Señora de Loreto» en barrio Los Naranjos, donde tenía participación en el
Centro de Estudiantes y coordinaba diferentes actividades sociales con el
párroco de la Escuela. Le gustaba mucho la música, con sus compañeros del
curso se juntaban a cantar y tocar la guitarra. Cuando estaba cursando cuarto
año del secundario, se enamoró de Julia y se pusieron de novios. Ella lo
recuerda: «Hablar del COQUI es hablar de adolescencia, mezcla de niñez y
ensayo de aquello que nos definirá en el futuro como personas adultas,
esencia de lo que el Coqui era con tan solo 19 años recién cumplidos cuando
lo secuestraron. Con los sentimientos a flor de piel, callado, observador y con
una mirada que reflejaba una fuerte presencia a pesar de su silencio. Tenía la
capacidad de aportar en el momento menos esperado su cuota de gracia, lo
cual provocaba mayor efecto al mirar su cara, que se mantenía inmutable y
en disonancia con la ocurrencia expresada; dejando apenas asomar su
complicidad en el brillo de sus ojos. Amante de la música se lo encontraba
siempre en las rondas que armábamos por las tardes, en la plaza o en la casa
de mis primos, para sacar las notas en la guitarra y aprender las letras de
aquellas canciones que nos identificaban como juventud. Eran la mayor
herramienta que teníamos para denunciar tanta injusticia ahogada en la
garganta a fuerza de represión y miedo, en la calle y en el colegio, lo que nos
obligaba al silencio. Amante de la lectura y generoso al compartir los textos
que circulaban en aquella época de manera incomprensiblemente
clandestina, me los dejaba escondidos en una carpeta durante las horas de
clase, para luego debatir fuera del colegio. Tenía la fortaleza y la firme
convicción de luchar, para cambiar tanta injusticia social que se estaba
viviendo. Empezó su lucha con la firmeza de sus convicciones, siendo
referente del centro de estudiante del colegio. En aquella época luchábamos
por el boleto estudiantil y dentro del cole por mejorar los derechos de los
estudiantes, disentir en los contenidos que nos ensañaban y sobre todo
denunciar la prohibición de aquellos a los que se nos prohibía tener acceso.
Cuando ingreso en la UNC también fue participante de las actividades del
centro de estudiante llevando coherentemente una continuidad de su lucha
por terminar con las injusticias del proceso. Desde mi mundo interior lo
recuerdo así, mezcla de niño y ensayo de adulto, cuya vida fue truncada
abruptamente. Forma parte de mis referentes, aquellos que hoy no están y
sin embargo me guían en el diario trabajo por lograr una sociedad más justa.
Recurro a su recuerdo cada vez que siento que la vida me ha dejado de
querer. ¿Cómo? refugiándome en mis 15 años, invadidos por su ternura, sus
abrazos y besos y la presencia de ese adolescente, que me miraba a los ojos y
me llenaba de amor». En 1974 terminó el Secundario y comenzó la carrera de
Historia en la Facultad de Filosofía y Humanidades y también se anotó a
Ciencias Económicas en la Universidad Nacional de Córdoba pero no avanzó
en esa carrera. También militaba en las Fuerzas Armadas de Liberación 22 de
agosto (FAL22), trabajaba como veedor en el Banco de Córdoba y como
empleado en la empresa de caudales «Juncadella». «Coqui», como lo
llamaron sus seres queridos, fue secuestrado el 29 de junio de 1976, frente a
su hermano y su padre. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de
Detención Tortura y Exterminio «La Perla». En 2016, la Escuela de Historia
publicó las historias de vidas de estudiantes, egresados y docentes
desaparecidos y asesinados de esa Escuela, entre quienes se encuentra
«Coqui». Tenía 19 años. Aún continúa desaparecido.
Juan Carlos Soulier
Juan Carlos nació el 1 de noviembre de 1952 en La Rioja. Era el segundo de
tres hermanos: Luis, Juan Carlos y Julia. Su padre trabajaba de electricista y
su mamá ama de casa. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el
colegio «Pio X» de donde egresó en 1971 con el título de bachiller y perito
mercantil. Se enamoró de Adriana María Díaz Ríos, se casaron y juntos
fueron padres de un hijo: Sebastián. Estudiaba la carrera Ingeniería en
Construcciones en la Universidad Tecnológica de Córdoba (UTN) y trabajaba
como electricista. También militaba en las Fuerzas Armadas de Liberación 22
(FAL 22). «El Negro», como le decían sus seres queridos, fue secuestrado la
noche del 15 de agosto de 1976 junto a su esposa y su pequeño hijo de su
casa en barrio Villa Páez, en presencia de una vecina. Permaneció cautivo en
el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La Perla» y en el
Departamento 2 de Informaciones de la Policía de Córdoba (D2). Tras la
búsqueda incansable de sus abuelos y su tía, su hijo Sebastián de cinco meses
de edad fue recuperado por su familia. Tenía 23 años. Aún continúa
desaparecido.
Adriana María Ríos
Adriana nació el 22 de febrero de 1953 en Córdoba. Estaba casada y madre
de un niño. Estudiaba Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional
de Córdoba (UNC) y trabajaba en un negocio de Lotería en el centro de la
ciudad. Además militaba en las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL 22).
Fue secuestrada de su casa en barrio Villa Páez la noche del 15 de agosto
de 1976 junto a su esposo Juan Carlos Soulier y su pequeño hijo (luego
entregado a su familia), en presencia de una vecina. Permaneció cautiva en
el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio «La Perla» y en el
Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba (D2). Tenía 23
años. Aún continúa desaparecida.
Luis Roberto Soulier
Luis nació el 21 de diciembre del año 1950, en la ciudad de la Rioja. Era
el mayor de tres hermanos: Luis, Juan Carlos y Julia. Se casó y fue papá
de dos hijos. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Instituto
Salesiano Pío X, ubicado en la calle 9 de Julio de ésta ciudad, donde
egresó en 1969 como perito mercantil. En 1970, al año siguiente de
recibirse ingresó a la carrera de medicina en la Universidad Nacional de
Córdoba (UNC). Ingresó al servicio militar en el Ex Batallón 141, donde
hizo amistad con compañeros que vivían en la ex villa miseria llamada,
Barrio Chino, ubicada detrás del batallón. Se esforzaba por conseguir
remedios que le pedían para sus familiares o vecinos y muchas veces
entró a la villa a colocar inyecciones. Durante sus años de estudio les
pagaba a sus compañeros de la guardia nocturna para poder estudiar en
el baño. Aunque el costo fuera iniciar la rutina diaria a las seis de la
mañana sin haber dormido. Trabajaba como preceptor en el Instituto
Religioso Nuestra Señora de Loreto, donde se desempeñaba como
delegado y participaba en el Sindicato de Educadores Privados y
Particulares de la Administración de la Provincia de Córdoba (SEPPAC).
También militaba en la organización Fuerzas Armadas de Liberación 22
(FAL 22). Su hermana Julia lo recuerda: «era de estatura baja, contextura
pequeña y muy discreto a la hora de utilizar la palabra. Transmitía sus
emociones, enojos e incertidumbre, desde sus ojos color caramelo; tan
transparentes como su esencia. Era responsable y rezongaba con la
misma facilidad con la que se enojaba. Poseedor de una claridad muy
grande de pensamiento, lo que hacía que tuviera mucha convicción al
momento de tomar una decisión…Nunca evitó emitir su opinión crítica,
cuando consideraba que se cometía una injusticia con sus compañeros.
Ni tenía reparo de expresarse cuando no acordaba con la mirada o
ideología del dictado de los contenidos. Su compromiso social, era
notable ya desde su adolescencia». «Gallego», como lo llamaron sus
compañeros, fue secuestrado el 16 de agosto del año 1976, de la casa de
su hermano Juan Carlos en Barrio Villa Páez en la ciudad de Córdoba.
Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y
Exterminio Departamento de Informaciones 2 (D2). Luego fue trasladado
y permaneció cautivo en el CCDTyE «La Perla». Tenía 25 años. Aún
continúa desaparecido.

Foto: La Nueva Mañana