23.4 C
Las Varillas
sábado, octubre 24, 2020
More
    Inicio Destacadas Por la ocupación de camas críticas, la Provincia podría volver a Fase...

    Por la ocupación de camas críticas, la Provincia podría volver a Fase 1

    39

    Podría aplicarse para las últimas semanas de octubre. La posibilidad es barajada, hace largo tiempo, por las autoridades. Sanitaristas la recomiendan de modo urgente. Empresarios están al tanto, pero muestran desacuerdo. El porcentaje de camas ocupadas es la clave.

    Son dos semanas más con esta modalidad (de cerrar a las 20). Luego, todos a Fase 1. Todos«.

    La frase provino de un funcionario y sorprendió a los empresarios gastronómicos. Estos habían sido convocados para una reunión casi rutinaria, prevista como antesala de una más importante, a desarrollarse al día siguiente.

    Ante la repregunta de asistentes, el funcionario ratificó el concepto. Del salón todos se fueron con la misma idea: desde el lunes 19 de octubre la provincia de Córdoba volvería a la Fase 1 del plan para combatir el avance del coronavirus. La medida se extendería por, al menos, dos semanas. Es decir, el primer día hábil de noviembre.

    Hasta entonces, por otras dos semanas desde ayer, se mantendría la actual modalidad de restricciones para la circulación a partir de las 20 y hasta la mañana. La misma que los propios gastronómicos ya rechazaron con protestas.

    En rigor, la posibilidad de regresar a la fase más restrictiva, aquella que sólo permite movilidad para ocupaciones esenciales y mínima actividad comercial, es manejada por casi todos los actores involucrados en la decisión de las políticas sanitarias.

    Profesionales de la salud, desde médicos hasta sanitaristas, vienen pidiendo un «endurecimiento» de las medidas vigentes. La postura tiene adherentes en el gobierno y consenso en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

    Sin embargo, lo saben, la decisión incluye necesariamente otras consideraciones. Entre ellas, el impacto que podría tener sobre actividades económicas que se siguen desplomando.

    «Si prima la mirada sanitarista tenemos que volver a fase 1 cuanto antes. Pero hay otros aspectos, igual de importantes, a considerar. El derrumbe económico y el humor colectivo. Hay mucha gente enojada que no aguanta más el encierro», sintetizó una fuente cercana al Centro.

    Camas

    El porcentaje de ocupación camas críticas es el factor clave al que miran con creciente atención las autoridades provinciales.

    Según los datos oficiales, al cierre del lunes 5 ese índice llega al 69 por ciento. Hace casi un mes, el número era inferior a la mitad: 30 por ciento. Por entonces parecía que superado el umbral del 60% se activaría el mentado «botón rojo».

    Hasta ahora la única restricción ha sido a la circulación nocturna, que se extenderá al menos hasta el próximo lunes.

    Voces autorizadas indicaron a este medio que el ministerio de Salud considera que por encima de 80% de ocupación de camas críticas la situación tornaría grave. Por esa razón su postura de ampliar restricciones gana fuerza con cada día de incremento de los casos.

    «Lo vemos diariamente. Para operaciones simples, para cualquier problema que amerite una cama, los plazos se extienden más allá de lo aconsejable. Si no hay camas la situación es grave para todos, no sólo para quienes tengan Covid», afirman.

    Por otra parte se debe atender la situación del personal de la salud. Desde julio entidades sindicales y agremiaciones de reciente formación afirman que médicos en general, terapistas y enfermeras se encuentran desbordados. Muchos, además, han requerido asistencia especial tras contraer el virus.

    La evolución de casos durante las dos primeras semanas en que rija la prohibición de circulación nocturna será clave para la decisión. Hasta el momento desde el entorno de las autoridades admiten que no se ha producido el resultado esperado. Ello habilitaría pensar en una marcha atrás respecto de las habilitaciones. ¿Pero por qué esperar otros 15 días?, se pregunta, enigmático, una de las fuentes consultadas para la nota.

    Nada oficial

    Desde la cámara de bares de Córdoba aclaran que hasta el momento no cuentan con notificación oficial alguna. En las próximas horas, sí, les comunicarán cómo continuarán con sus actividades a partir del próximo lunes.

    No obstante ratifican que no acuerdan con decisiones que implicaren una suspensión total de la circulación y las reuniones. O sea, la mencionada vuelta a la Fase 1.

    «Hasta ahora no tenemos palabra oficial. Vamos a tener una reunión con la Municipalidad en la que nos dirán qué pasará con nosotros a partir del próximo lunes. En todo este tiempo hemos estado pidiendo que se nos hable. Estamos muy conscientes de que hay una pandemia. Queremos trabajar en conjunto y acatamos lo que se disponga. Pero queremos trabajar. Tenemos un derecho legítimo a trabajar que hoy está bloqueado», sintetizó Luciano Sincic.

    «Si tenemos que volver a una Fase 1, en la que todos nos tenemos que guardar, esa decisión debería haberse tomado directamente, sin tantas complicaciones horarias y este tiempo sin trabajar. El rubro nuestro está literalmente destruido. Las herramientas horarias que nos dieron no han sido positivas. Las aplicaciones para take away se llevan un 35%», añadió.

    Inflexión

    Para el doctor Hugo Pizzi una vuelta a fases más restrictivas no debería sorprender, dadas las características de una pandemia motivada por un virus «impredecible».

    «Es algo que desde el comienzo hemos tenido en cuenta. Inclusive lo hemos vivido. Esta es una gran oportunidad para adherir fuertemente a todas las medidas sanitarias. El 85% de los brotes ocurren por imprudencia, en todo el país», afirmó el profesional.

    Sin embargo, el prestigioso epidemiólogo señala que hay razones para pensar que el tan mentado «pico» se encuentre próximo.

    «Octubre puede ser un mes de inflexión. Miren lo que pasa en Buenos Aires y AMBA, que ya hay más oferta de camas y la cantidad de casos diarios ha disminuido. Por lo tanto creo que esto va a pasar. Hay un porcentaje de la población que tiene anticuerpos. Y el virus no es el mismo del principio, ha mutado. Es más contagioso pero menos letal. Si tenemos un comportamiento sobrio, lo vamos a sortear», arriesgó.

    «Me da la sensación que cuando pasemos este embate, este aluvión que se avecina, creo que podremos habilitar actividades. De todos modos, si los indicadores nos dicen que nos acercamos al colapso en materia de ocupación de camas, vamos a tener que frenar. Cada vez que se frena disminuyen los casos y uno puede dar el alta a los internados. Pero hoy tenemos que pensar en ser responsables, acatando las normativas sanitarias», aseveró.