Mayores en Red Gobierno
El ingeniero Josué Genré, encargado de producción de forrajes y alimentos en Mharnes de La Stipa SA relató a Todoagro lo siguiente: “Nosotros nos vamos a las 20 Hs y ya no hay más gente y a las 6.30 horas vuelve todo el mundo a trabajar y nos encontramos con esta imagen de cinco silobolsas de granos molidos todos rotos con un daño impresionante”.

Puntualizó que tras la llegada de la Patrulla Rural se detectó que “en algunos puntos de la bolsa que es donde tiene menos presión y se nota que los cortes fueron con cuchillo, aunque no sabemos con precisión qué elemento cortante se utilizó”.

Genré indicó que tampoco se establecieron hipótesis del lugar desde donde pueden haber entrado: “Pisadas no hay porque hubo mucho viento. Tenemos cámaras de seguridad pero no para esta área porque nunca nos había pasado así que tenemos que ver de instalar próximamente”.
Dijo que en los 5 silobolsas destruidos había 370 toneladas de alimento para las vacas lecheras que representan $2,5 millones en daños. “Son granos que tenemos que volver a almacenar, lo que va a generar más costos y más pérdidas. Tendremos que trabajar con palas monotolvas y de vuelta la embolsadora para embolsar todo de nuevo”.
Dijo que simbólicamente el daño es aún más dolorosa al tratarse de “alimento de ganado de leche, nada de estos granos es para la venta”, remarcando el vínculo de lo dañado con la seguridad y soberanía alimentaria.
Respecto a las probabilidades de un ataque por la cercanía del tambo con la zona urbana, puntualizó: “La empresa siempre tuvo el miedo, porque estamos cerca de la ciudad, hay movimientos, los vemos, tenemos cámaras pero nunca nos había pasado hasta que hoy nos pasó y habrá que tomar prevenciones”.

Preguntado si relaciona el ataque con lo político o la pulseada por las movilizaciones que propulsaron sectores del campo, subrayó: “Lo que nosotros creemos es que es una dañineada, hay gente que no entiende el valor que tiene cada cosa, aparte de lo económico nos genera otros problemas en el día a día en el tambo ya que es el alimento de las vacas, genera pérdidas y movimientos que no teníamos programados”.

Fuente: TODOAGRO