Mayores en Red Gobierno

Las Varillas, 27 de mayo de 2020.-

Al Honorable Cuerpo Legislativo Municipal

Cuando desde el Frente de Todos Juntos por Las Varillas ideábamos la plataforma electoral establecimos que el sistema de salud de la Ciudad y el Hospital Dr. Diego Montoya serían prioridad en la gestión, viendo que a pesar de los esfuerzos realizados por todas las gestiones que nos antecedieron los resultados no eran del todo satisfactorios.
Por eso se ocupó la Secretaría de Salud creada desde el año 2013 para que gestionara y coordinara las áreas pertinentes, y permitirle a la Dirección del Hospital centrarse más en su funcionamiento interno.
La palabra autogestión tantas veces escuchada, siempre pareció más un objetivo a realizar que la realidad misma del Hospital, por ello desde el primer día de gestión analizamos pormenorizadamente el funcionamiento del hospital y sus periféricos, sus recursos humanos, las condiciones edilicias, el equipamiento médico, las contrataciones vigentes por tema laboratorio y estudios extra hospitalarios, y también el funcionamiento administrativo referido a las compras de insumos, medicamentos, aparatos, instrumentos, etc y a los ingresos del mismo que dependen fundamentalmente del Fo Fin Des (Fondos de Financiamiento de la Descentralización), del Fosav (Fondo para la Salud de Las Varillas), del pago voluntario de los pacientes, del Plan Sumar ( que permite la facturación de algunas prestaciones que se le realizan a personas de 0 a 64 años que carecen de obra social, principalmente dirigidas a prevenir problemas de salud por las que el Gobierno Nacional a través de la Provincia de Córdoba le paga al municipio en dinero que sólo puede ser utilizado para insumos e inversiones del Centro de Salud) y de las mutuales y obras sociales.
Siendo el Fo Fin Des un ingreso que no varía a voluntad del municipio sino que viene dado por el Gobierno de la Provincia de Córdoba, el Fosav un ingreso que depende de la recaudación de algunos tributos municipales y el pago voluntario como la palabra lo indica depende de la voluntad y capacidad de pago de los pacientes los que en su mayoría deben ser atendidos por la Asistencia Social del nosocomio, el ingreso variable sobre el que puede trabajar fuertemente el municipio, es registrando y facturando todas las prestaciones que se le realizan a pacientes mutualizados o con obra social.
En los últimos años se avanzó en diferentes direcciones para lograr eficientizar la registración de cada una de las prestaciones que efectúa el Hospital a sus pacientes, su facturación y la cobranza de esa facturación. En su inicio el Hospital registraba, facturaba y realizaba la gestión de cobro, posteriormente el Hospital registraba las prestaciones y a través de convenios con distintos prestadores de servicios delegaba la facturación y cobranza o solo la cobranza, siempre a cambio de una comisión sobre lo efectivamente cobrado. Para la registración y facturación se utilizaron varios programas de software desarrollados a tal fin y en una etapa desde el gobierno nacional se iba a implementar un programa informático que incluía comenzar a trabajar con la historia clínica digital, que además permitiría que cualquier persona que se atendiera en el
hospital y luego fuera derivada o atendida en otro centro de salud pública se pudiera compartir la mencionada historia clínica. Lamentablemente este programa no tuvo continuidad y nunca se pudo implementar.
Al 10 de diciembre el Hospital tenía un software sub utilizado sin haber procesado una sola historia clínica digital y se pagaba mensualmente por un programa para farmacia más una administrativa monotributista para efectuar la facturación, anterior a ello se había firmado un convenio con Juan José Raftaco para adherir al hospital a la obra social Apross y gestionar cobranzas de obras sociales el que fue dado de baja por inactividad del mismo ya que no se reportó una sola operación con esta prestadora de servicios, en los últimos años la cobranza de obras sociales fue la siguiente:
2016 $ 352.578,13
2017 $ 444.854,98
2018 $ 340.863,17
2019 $ 496.013,66

En el año 2019, por esa cobranza el municipio abonó a Pablo Reynes (gestor de cobranza) $ 55.185,41 a la administrativa monotributista $ 190.588, es decir el Hospital solo obtuvo ingresos netos por facturación de obras sociales y mutuales de $ 250.240,25, promedio mensual $ 20.853.35, importe obviamente exiguo para atender las demandas hospitalarias.
Ante estos magros resultados, el Secretario de Salud y la Directora del Hospital visitaron otros hospitales con autogestión que eran administrados por la empresa PMC Consultores Sociedad Colectiva con altos porcentajes de facturación y cobranza, por lo que se recibió a los representantes de la misma para conocer cuáles eran sus prestaciones, su cartera de clientes, que suman a la fecha 91 hospitales de la Provincia de Córdoba y las condiciones económicas para acceder. Después de presentar la propuesta ante el gabinete ejecutivo se decidió optar por la misma ya que cuenta con una importante infraestructura para la prestación del servicio, el desarrollo de un software integral que además de permitir la registración de todas las prestaciones vinculando todas las áreas de trabajo incluída la guardia y los periféricos, incorpora la historia clínica digital y un estricto control de farmacia vinculando la medicación con la persona que la recibe, también comprende el procesamiento de los datos ingresados en el sistema pudiendo elaborar informes estandarizado y estadísticas y comprende gestiones de cobranza ante todas las obras sociales, compañías de seguro, Gerenciadoras, Redes de Salud y ante la Súper Intendencia de Salud, la mayoría con domicilio en Buenos Aires e implementar la gestión administrativa del cobro por recupero, siendo los resultados de su eficiencia comprobables en otros hospitales.
Tal como se detalla en el convenio la empresa sólo cobrará en una primera etapa el 18% más IVA de lo efectivamente cobrado y posteriormente el 20% y el 23% más IVA. La instalación del sistema, la capacitación, los viáticos para puesta en funcionamiento no implicaron el desembolso de un peso por parte del municipio, y ya cumplida la primera etapa de capacitación
que fue a nivel administrativo, con la compra de 4 computadoras y otras 4 que se recibirán de los municipios vecinos de los cuales recibimos y atendemos muchos pacientes, se completará la segunda etapa que comprende a todo el cuerpo de profesionales.
Esta contratación no fue improvisada, por el contrario se estudiaron todas las formas administrativas que se adoptaron en el pasado y que a nuestro entender no fueron de óptimo resultado. Lamentablemente la declaración del aislamiento social y obligatorio retrasó la puesta en marcha de este sistema y también implicó una importante caída en las prestaciones del hospital al igual que en las clínicas de nuestra Ciudad, fundamentalmente por las restricciones impuestas para asistir a los centros de salud. Pero desde que el COE provincial dictaminó algunas flexibilizaciones el Hospital que ya había adoptado desde el primer día de nuestra gestión el otorgamiento de turnos previos, reorganizó las formas de atención brindando los servicios de cardiología, hemoterapia, ginecología, pediatría, psicología, psiquiatría y cirugía en el propio Hospital, vacunación y el servicio de clínica médica y pediatría de niños sanos en el periférico 1, y vacunación y servicio de odontología en el periférico 2, todo lo que puede ser asentado y procesado en el nuevo sistema instalado con esta nueva prestadora de servicios.
Falta mucho por hacer, el grado de avance en este sistema nuevo e innovador no ha podido avanzar con la celeridad programada debido a la situación de pandemia que transitamos, pero estamos seguros de alcanzar óptimos resultados en los próximos meses.Ho