Mayores en Red Gobierno

La prof. jubilada Ana Maria Pizzolatto, madre de Florencia Puntonet, publicó en las redes sociales un pedido de Justicia y Paz para su hija. Publicamos sus palabras:

Mi hija ha perdido la paz que con tanta búsqueda de justicia y presentación de evidencias había logrado. De una condena firme de 8 años y 3 meses, sólo se cumplió 1 año y 2 meses. El condenado salió de la cárcel con una prisión domiciliaria en un lugar donde no lo conoce nadie, donde es anónimo. SIN controles ni restricciones, por decisión de una jueza de San Francisco.

No entiendo qué motivos o elementos ha tomado la jueza como prioridad, por sobre la CONSTITUCIÓN NACIONAL, alma mater de todas las leyes, no respetando la Ley de Víctimas, que requiere notificar a la damnificada de estas decisiones, en este caso a mi hija, o a su abogado. Personas que tienen registrado su número telefónico y domicilio desde el inicio de la causa en el año 2017.

Es más, ANTES de tomar una decisión y resolver una prisión domiciliaria, SE DEBE NOTIFICAR A LA VICTIMA. Decisión apresurada con motivo del COVID 19, sabiendo que en San Francisco hay tres casos que no son por contacto estrecho.

En toda decisión que se toma en cualquier aspecto de la vida, se debe evaluar los pros y contras, alcances e implicancias a los destinatarios.

¿Es incorrecto pensar en este caso, que una persona como esta jueza que DEBE ADMINISTRAR JUSTICIA en su trabajo y en el cargo que desempeña, transgreda la ley, cuando es realmente esta magistrada quien debe ofrecer GARANTIAS DE JUSTICIA al ciudadano común, a las víctimas, a quienes han sido vulnerados de algún modo?

¿Por qué siendo mujer no la cuidó y acompañó con su accionar? Es inentendible que no haya establecido controles electrónicos ante tal delito, confesado por el mismo imputado y luego condenado.

Mi hija perdió su seguridad y su paz para seguir viviendo. La tuvo y se la hicieron perder. Esta situación se repite ya que la misma jueza hace 5 años autorizó a ir a un casamiento a un abusador sexual beneficiado con prisión domiciliaria; una fiesta donde estuvo rodeado de menores. (Artículo periodístico publicado el 04/05/2020 página de FMR 90.7, por el periodista, Sr. Perez, Darío Eduardo).

La autora Esther Díaz, explica y describe el concepto de OBJETIVIDAD. Me pregunto: ¿Esta decisión está tomada con objetividad?

Hay personas con la misma indignación que nosotros, que piden identificación del condenado (domicilio actual y demás datos) en su afán de lograr justicia inmediata frente a esta situación de injusticia que hoy vivimos. Nuestra decisión es unánime de seguir los pasos procesales que establece la JUSTICIA y no admitimos justicia de otro tipo. Porque respetando lo que establece la Justicia, se llegó a la condena. ÚNICAMENTE CON LA VERDAD DE LO SUCEDIDO CON BASE EN PRUEBAS.

Agradezco el APOYO DE SIEMPRE, de tanta gente, a todos y cada uno; a los MEDIOS DE COMUNICACION por el tratamiento de la temática con SUMO RESPETO.

Mi agradecimiento al Poder Judicial de la Provincia de Córdoba, que tomó cartas en el asunto, en búsqueda de JUSTICIA Y BIEN COMUN por mi hija y la familia. (Frase del Preámbulo que aprendimos durante el Nivel Primario).

A Dios, Nuestro Señor, le pido que MI HIJA RECUPERE SU SEGURIDAD Y LA PAZ QUE HABIA LOGRADO, también para nosotros, el resto de la familia.
MI HIJA pide PAZ.
MI HIJA reclama PAZ.
NECESITA PAZ para seguir su camino de la VIDA.
Te AMO, Florencia. Estaré para ti por siempre.
Muchas gracias.

Ana María Pizzolato.